Aunque parece haber gente que nació con el buen gusto adquirido para lucir sus prendas, siempre se puede pulir el look propio, afinando el ojo y la intuición para verse mejor.

Pero el estilo, ¿se hereda, se aprende o se compra? Según varios diseñadores, el gusto de la madre al vestir influye mucho en los conceptos de look que una persona pueda desarrollar en el futuro. Lamentablemente, no es ley que de una mamá elegante, la hija o el hijo crezcan con el mismo sentido estético.

1. Concéntrate en cómo te queda lo que te pones.

2. Conoce las mejores maneras de favorecer tu figura.

3. Determina qué colores te quedan mejor.

4. Evalúa las áreas de tu cuerpo que te incomoda mostrar.

5. Ten en cuenta la comodidad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *